El e-mail es una de las herramientas del Marketing Online más veterana y conocida.

 

email-marketing1

Es la traslación inmediata del marketing directo tradicional al mundo digital. La gran ventaja que tiene en el mundo virtual es que eliminamos los dos principales costes del mailing postal: la producción y el envío. El coste de diseñar y producir un catálogo, encartarlo y de franqueo se eliminan por completo. Esta gran ventaja hace que el coste marginal de hacer un envío sea casi nulo. El problema es que eso ha provocado un exceso de uso que ha ido generando una progresiva pérdida de eficacia del mismo.

Le llamamos permission marketing porque para poder hacer envíos es imprescindible haber obtenido de manera adecuada el consentimiento expreso del receptor para hacer el tipo de comunicaciones comerciales que le queremos enviar.

Esto hace que un elemento fundamental de este marketing sea conocer a la perfección y saber aplicar la estricta normativa que en este campo han ido desarrollando los diversos estados para proteger a sus ciudadanos. Aunque con diferentes matices en casi todas partes existen fuertes sanciones para quienes voluntariamente o por desconocimiento incumplen las leyes y normativas que regulan esta actividad.

Podemos hacer e-mail marketing básicamente por dos vías:

  • Bases de datos propias: son aquellas que hemos ido generando con nuestra actividad. O bien solicitándolo en exclusiva para hacer envíos de newsletters, boletines, catálogos, ofertas, novedades, etc. O bien a los clientes que hemos ido acumulando con el tiempo. En ambos casos el suscriptor debe haber dado consentimiento expreso para recibir nuestras comunicaciones pero ya nos conoce.

  • Bases de datos ajenas: Existen bases de datos que al generarse han obtenido el consentimiento expreso para hacer envíos de terceros, incluso para que sus datos puedan ser cedidos a terceros. Existe una normativa tremendamente exigente en este sentido además de un férreo control por parte de las autoridades para evitar que se incumpla pero en muchos casos esta actividad se puede realizar sin incumplir ninguna normativa.

Como es de esperar, la eficacia de las acciones realizadas sobre bases de datos propias es muy superior que la que se puede llegar a obtener con datos ajenos. Además las primeras son mucho más rentables ya que su coste tiende a cero mientras que las campañas basadas en datos de terceros suelen tener un coste bastante elevado.