El pasado 2009, COBOL (Common Business-Oriented Language) cumplió 50 años, convirtiéndose así en el lenguaje de programación más antiguo del mundo que aún sigue en uso.

Las reacciones ante esto son esperables, COBOL puede ser interpretado como un “dinosaurio” en lenguajes de programación, pero la realidad es simple: es un lenguaje que se sigue utilizando en procesos que resultan cruciales para nuestra industria.

canstockphoto9323592-198x300

COBOL fue un lenguaje de programación que acordó en una reunión del comité CODASYL, organización responsable en aquel momento re remitir la primera versión del lenguaje. Se llevó a cabo una reunión en el Pentágono en la que se establecieron las directrices de esta plataforma. A pesar de su avanzada edad, COBOL, como mencionábamos, sigue vigente en funciones fundamentales para la mayoría de las empresas del mundo y, sobre todo, en servicios públicos. Un ejemplo serían prácticamente todas las transacciones ATM (Modode Transferencia Asíncrona) mundiales o tres cuartas partes de las aplicaciones de negocios. Otros ejemplos de su uso pueden ser la gestión de reservas de vacaciones.

Las estimaciones indican que hay más de 200.000 millones de líneas de código que siguen en uso, y aún así se siguen creando miles día a día. El hardware que más se utiliza es el de los mainframes de IBM, que, como mencionamos en este mismo blog, ha sufrido una actualización muy reciente y que superan también el medio centenar a estas alturas.

En 2009 y con el motivo del aniversario, Micro Focus publicó un estudio que demostraba cómo en EEUU las personas seguían utilizando COBOL al menos 13 veces al día en el trabajo. No obstante, y a pesar de esto, sólo el 18% de las personas encuestadas habían oído hablar de COBOL. En Reino Unido, se utilizaba al menos 10 veces al día.

Un analista de investigación de Forrester y programación en COBOL, Mike Gilpin, explica el éxito de este lenguaje de la siguiente manera:  “El 32% de las empresas dicen que siguen utilizando COBOL tanto para desarrollo como para mantenimiento. Este lenguaje es uno de los pocos escritos durante los últimos años que se puede leer y entender fácilmente. Por el contrario, los lenguajes de programación modernos son ridículamente difíciles de entender.”

Si hacemos una transacción en cualquier cajero automático, lo más probable es que se lleve a cabo gracias a algún algoritmo desarrollado en COBOL.

Curso relacionado: